Search
Close this search box.

La Salud Pública en América Latina: Desafíos y Oportunidades

Ariel García (AHF Global Public Health Institute), Laura Espinoza-Pajuelo & Milagros Guzmán (Universidad Peruana Cayetano Heredia)
Ariel García (AHF Global Public Health Institute), Laura Espinoza-Pajuelo & Milagros Guzmán (Universidad Peruana Cayetano Heredia)
América Latina (LATAM) sigue siendo la región más desigual del mundo. Las diferencias en la salud pública en LATAM se originan en factores sociales y sistemas de salud fragmentados. La falta de coordinación entre países complica los esfuerzos conjuntos para abordar problemas de salud compartidos. Reconocer la importancia de la salud como base de la seguridad nacional, regional y global es crucial.
Una población saludable necesita estabilidad política, creando una base sólida para la prosperidad. Este cambio de enfoque debería motivar a líderes a priorizar la salud pública para garantizar el bienestar y la seguridad de sus naciones ante enfermedades emergentes y futuras pandemias.

Los sistemas de salud con recursos insuficientes amplificaron el desafío de la COVID-19, y la grave escasez de personal sanitario creó un cuello de botella en la prestación de atención sanitaria durante la pandemia“.3

La pandemia de COVID-19 ha destacado las vulnerabilidades y acentuado las desigualdades en los sistemas de salud de LATAM. En comparación con otras regiones, LATAM ha experimentado un impacto considerablemente mayor. Entre 2020 y 2021, la región registró aproximadamente 2,273,620 muertes adicionales, representando el 15% del total mundial, a pesar de tener solo el 8.5% de la población global en ese periodo.

La Necesidad de una Respuesta Regional de Salud Pública

El impacto desproporcionado de la pandemia en esta región es evidente. Los datos muestran diferencias en la preparación, respuesta e infraestructura de salud. Además, los brotes de enfermedades como dengue, malaria, sarampión e influenza aviar resaltan la necesidad urgente de un enfoque coordinado y regional en la salud pública.
Con la creciente interconexión mundial, las pandemias no respetan fronteras. La migración, tanto interna como internacional, presenta un desafío complejo para la preparación de los sistemas de salud. Es esencial una respuesta coordinada y regional para atender las necesidades de salud de las poblaciones móviles. Esto implica estandarizar esfuerzos en salud pública, incluyendo sistemas de vigilancia epidemiológica y genómica sólidos. Estos sistemas alertarían a quienes toman decisiones de manera temprana.

Colaboración Integral para la Salud Pública en LATAM

Durante la reciente crisis de COVID-19, se observaron patrones interesantes. Los países con sólidos sistemas de salud pública tuvieron respuestas más efectivas. Estos países contaban con redes de laboratorios sólidas y sistemas de información avanzados, como en África. Podemos aprender de estos ejemplos y aplicarlos en otras partes del mundo. Es vital que las naciones latinoamericanas se unan para establecer respuestas regionales y coordinadas en salud pública.
Sólo a través de esta colaboración integral se podrán abordar las amenazas a la salud pública de manera completa. Esto generará respuestas más fuertes, oportunas y con mayor impacto. A su vez, contribuirá a preservar la salud, la economía y la estabilidad política en la región.
Referencias