Search
Close this search box.

Acerca de AHF y su labor en el ámbito de la salud global

AHF Institute
AHF Institute
AHF es una organización mundial sin fines de lucro que proporciona medicina de vanguardia y abogacía en todo el mundo a más de 1,8 millones de personas en 45 países. Actualmente somos el mayor proveedor de atención médica contra el VIH/sida del mundo, y trabajamos para garantizar la prevención, las pruebas y el tratamiento del VIH y el sida a todas las personas, independientemente de su capacidad de pago. Desde 1987, AHF ha atendido a miles de personas viviendo con VIH y SIDA en todo el mundo, implementando nuevos programas a nivel comunitario y ampliando la prestación de servicios clínicos y la influencia sobre las políticas públicas con el objetivo de salvar más vidas.
Para abordar los problemas de salud pública mundiales, AHF creó el Instituto AHF de Salud Pública Global, que ha participado en la promoción de un acuerdo sanitario mundial jurídicamente vinculante previo al inicio de la pandemia de COVID-19. Desde el Instituto, aprovechamos la investigación aplicada para mejorar los resultados de la legislación, la política y la gobernanza sanitarias internacionales a través de la investigación y la abogacía. Nuestros esfuerzos se dirigen a abordar y cerrar las brechas existentes en la arquitectura de la seguridad sanitaria mundial, con el objetivo de ayudar al mundo a prevenir, prepararse y responder a futuras pandemias.
Algunas consideraciones fundamentales extraídas de investigaciones realizadas por nuestro Instituto sobre el acuerdo de la OMS relacionado con pandemias son las siguientes:
  1. La equidad es la columna vertebral de este acuerdo. Implica garantizar que todas las naciones, independientemente de sus ingresos o tamaño, tengan las mismas oportunidades de proteger a sus ciudadanos frente a las amenazas sanitarias. Esto incluye la preparación, detección y respuesta eficaz a las pandemias. Las disparidades actuales en la preparación y respuesta ante una pandemia han provocado enfermedades evitables, muertes y estrés social, afectando de forma desproporcionada a las poblaciones vulnerables.¹ Entre otras cosas, estas discrepancias surgen de la debilidad de los sistemas sanitarios nacionales, la producción centralizada de medicamentos esenciales, vacunas y recursos estratégicos, así como el acceso limitado a los conocimientos científicos y tecnológicos para los países de ingresos bajos y medios.² Dar prioridad a la preparación ante una pandemia requiere reforzar los sistemas sanitarios,³ y un compromiso de colaboración por parte de las naciones desarrolladas para compartir recursos. El acceso justo a contramedidas como equipos de protección personal, pruebas, tratamientos y vacunas es crucial.⁴ Además, debe abarcar la protección frente a pandemias, así como salvaguardar a las poblaciones de la enfermedad, la muerte y el acceso ininterrumpido a servicios sanitarios cruciales durante dichas crisis.
  1. Rendición de cuentas y cumplimiento. El principal obstáculo para el éxito de la mayoría de los tratados internacionales es la falta de mecanismos eficaces de rendición de cuentas y cumplimiento.⁵ La investigación empírica destaca que los acuerdos internacionales sin mecanismos de cumplimiento no logran los resultados previstos,⁶ y el Acuerdo de la OMS contra la Pandemias que se está negociando no es una excepción. Está bien establecido que la actual arquitectura de seguridad sanitaria mundial no cuenta con mecanismos para supervisar de forma independiente y objetiva, evaluar el cumplimiento e incentivar adecuadamente el cumplimiento de las obligaciones acordadas en virtud de los acuerdos sanitarios internacionales.⁷,⁸ El Convenio Marco para el Control del Tabaco y el Reglamento Sanitario Internacional (RSI), los dos principales tratados bajo la autoridad de la OMS, se han caracterizado por tener un cumplimiento incompleto.⁹ Y lo que es más grave, el cumplimiento inadecuado de los requisitos del RSI, especialmente en materia de preparación, “contribuyó a que el COVID-19 se convirtiera en una pandemia sanitaria mundial prolongada”.¹⁰ Abordar el cumplimiento de los aspectos críticos del PPPR es de la máxima importancia si se quiere que el acuerdo de la OMS que se está negociando tenga éxito en su empeño.
A pesar de este entendimiento, el texto de la Mesa del 2 de junio no aborda eficazmente las cuestiones críticas de transparencia, responsabilidad y aplicación (incentivos y desincentivos para el cumplimiento). Nos preguntamos si los mecanismos propuestos para el seguimiento de la preparación y las revisiones funcionales (artículo 8) y el Comité de Aplicación y Propuestas (artículo 22) son adecuados para su finalidad.¹¹ En cuanto al artículo 8, confiar en un mecanismo universal de revisión inter pares de la preparación o en un mecanismo universal de revisión de la salud y la preparación puede no ser tan eficaz como un organismo de supervisión independiente con el mandato de evaluar objetivamente el estado de cumplimiento de los países. Con respecto al Artículo 22, nos preguntamos si el comité propuesto tendrá la autonomía, las herramientas o la autoridad necesarias para incentivar eficazmente el cumplimiento o desincentivar el incumplimiento de forma significativa.
Así pues, nos preocupa que la ausencia de mecanismos vinculantes bien definidos para la rendición de cuentas y el cumplimiento haga que las disposiciones clave de este acuerdo se queden en meras aspiraciones, lo que puede frustrar el objetivo principal del acuerdo: subsanar las deficiencias sistémicas de la arquitectura mundial de seguridad sanitaria. Una solución alternativa para la supervisión podría ser un Organismo Independiente de Rendición de Cuentas (ORI), inspirado en el Departamento de Salvaguardias del Organismo Internacional de Energía Atómica. Esto podría proponerse en el tratado como una de las alternativas para el Artículo 8. Dicho organismo tendría el mandato de supervisar y evaluar de forma independiente el cumplimiento, hacer recomendaciones e informar sobre sus conclusiones. El funcionamiento de este organismo no tiene por qué ser contradictorio y podría incorporar aspectos de consultas bilaterales de colaboración como las que utiliza el Fondo Monetario Internacional para la vigilancia. ¹² Además, para promover adecuadamente el cumplimiento, estos procesos deben estar vinculados a un sólido sistema de incentivos financieros, técnicos y tecnológicos para los países, especialmente los de renta baja y media.8, ¹³ Este sistema de incentivos debe estar garantizado en la letra del acuerdo.
  1. Participación de la sociedad civil y otros agentes no gubernamentales. Junto con las comunidades y otros agentes no estatales, las organizaciones de la sociedad civil son parte integrante del ecosistema sanitario mundial y sirven de puente vital en la alianza entre los sectores público y privado.¹⁴ Mejoran la capitalización de la financiación sanitaria mundial, aceleran el desarrollo tecnológico, aportan valiosos conocimientos técnicos y desempeñan funciones de mediación, ejecución, vigilancia y defensa.⁷ Durante la emergencia sanitaria provocada por el COVID-19, estas organizaciones desempeñaron papeles cruciales ayudando a los gobiernos a aplicar estrategias de respuesta de toda la sociedad y trabajando directamente con las comunidades en funciones críticas;⁷,¹⁵,¹⁶ acelerando la investigación, el desarrollo y la distribución de vacunas contra el COVID-19; ¹⁷,¹⁸ promoviendo la transparencia y la rendición de cuentas, e incluso financiando directamente a los países a través de iniciativas como el programa C19RM del Fondo Mundial, que inyectó miles de millones en los países para colmar lagunas críticas para la PPPR.¹⁹
A pesar de estas y otras contribuciones sin parangón, sus voces siguen estando marginadas en los procesos de toma de decisiones del acuerdo de la OMS y en la aplicación de las disposiciones propuestas. En el texto de la Mesa del 2 de junio apenas se menciona a la sociedad civil, y sólo aparece dos veces en todo el documento.⁶ Esta omisión corre el riesgo de no formalizar e integrar estos activos vitales en el nuevo marco sanitario mundial que se está negociando.
Desde el VIH/SIDA hasta la pandemia del COVID-19, la historia ha demostrado el papel vital que desempeñan la sociedad civil, las comunidades y otros actores no gubernamentales a la hora de hacer frente a las crisis sanitarias mundiales. En este contexto, pedimos que el gobierno de Brasil se posicione a favor del establecimiento de normas específicas que garanticen una participación significativa de la sociedad civil y las comunidades en los procesos de aplicación del acuerdo. También solicitamos que las voces de la sociedad civil se incluyan en los mecanismos de revisión y en los procesos de elaboración de informes nacionales como vigilantes, y recomendamos que las comunidades locales participen activamente como parte de las redes de vigilancia en el país. Además, creemos que debería concederse a las entidades internacionales de renombre un estatus especial que les permita comprometerse de forma más significativa con los países, especialmente durante procesos como la redacción de este acuerdo y sus posteriores enmiendas.
  1. Financiación de la salud global. Sin una financiación sostenible adecuada, es poco probable que este acuerdo mundial pueda alcanzar sus objetivos. El texto de la Mesa revisó el borrador cero, pasando de especificar al menos el 5% del gasto sanitario actual para la gestión de pandemias y un porcentaje indefinido del PIB de un país para la cooperación y asistencia internacional en materia de PPPR, a un lenguaje más amplio que simplemente insta a los países a priorizar y movilizar recursos.²⁰ Esta falta de compromisos tangibles y vinculantes socava gravemente la aplicabilidad del acuerdo y su capacidad para garantizar los fondos necesarios para la PPPR. “Uno de los principales defectos del RSI ha sido que sus requisitos para que los Estados colaboren, incluso con respecto a la movilización de financiación, carecen de especificidad”, y que “sin puntos de referencia, fórmulas u otros detalles similares… los requisitos tienen poca fuerza”.⁴ Por lo tanto, sugerimos encarecidamente que la delegación brasileña insista en el restablecimiento de compromisos iniciales claros basados en fórmulas específicas, como las formulaciones PIB + PIB per cápita, para establecer obligaciones financieras exigibles claras e inequívocas.²¹
  1. Una voz común latinoamericana. Como nación más grande e influyente de América Latina, Brasil tiene un importante papel que desempeñar a la hora de aunar las diversas voces de la región para formar un frente unido en estas cuestiones de importancia crítica para la región y el mundo en desarrollo. Una postura regional unida amplificará la influencia de América Latina en los foros mundiales y garantizará que las soluciones se adapten al contexto de la región. Además, este liderazgo de Brasil fomentará la solidaridad regional, el intercambio de buenas prácticas y la coordinación en tiempos de crisis sanitarias, sentando un precedente para la colaboración en otras áreas de interés mutuo.
En respuesta a COVID-19, el Instituto encargó un estudio que dio lugar a la publicación “Una Convención Mundial de Salud Pública para el siglo 21” en la prestigiosa revista Lancet Public Health. Este estudio, sirvió como impulso para el lanzamiento de esfuerzos de colaboración que incluyeron el Panel para una Convención Mundial de Salud Pública, una coalición independiente de líderes mundiales comprometidos con el fortalecimiento de la capacidad mundial para prevenir pandemias, el Laboratorio de Políticas de Salud Pública de la Universidad de Miami y el Grupo de Política Global de Pandemias.
Durante la fase más crítica de la pandemia de COVID-19, la AHF actuó a través del Instituto iniciando el Fondo para la Secuenciación Genómica del SARS- CoV-2. La AHF amplió esta oportunidad de subvención al profesorado de instituciones de enseñanza superior, investigación e instituciones académicas, con el objetivo de mejorar los esfuerzos de investigación y ofrecer una vía distinta para generar pruebas de alta calidad en relación con las variantes que proliferan rápidamente en todo el mundo. De 2021 a 2023, el Fondo de Secuenciación ha patrocinado 15 proyectos en 14 países diferentes, desempeñando un papel fundamental en el refuerzo de las capacidades de secuenciación genómica en todo el mundo, especialmente en los países de ingresos bajos y medios.
  1. COVID-19: Make it the Last Pandemic [Internet]. 2021 [cited 2023 Aug 23]. Available from: https://theindependentpanel.org/wp- content/uploads/2021/05/COVID-19-Make-it-the-Last-Pandemic_final.pdf
  2. Sachs JD, Karim SS, Aknin L, Allen J, Brosbøl K, Colombo F, et al. The Lancet Commission on lessons for the future from the COVID-19 pandemic. The Lancet [Internet]. 2022 Sept 14 [cited 2023 Aug 23];400(10359):1224–80. Available from: https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(22)01585-9/fulltext doi:10.1016/s0140-6736(22)01585-9
  3. Haldane V, De Foo C, Abdalla SM, Jung A-S, Tan M, Wu S, et al. Health Systems Resilience in managing the COVID-19 pandemic: Lessons from 28 countries. Nature Medicine [Internet]. 2021 May 17 [cited 2023 Aug 23];27(6):964–80. Available from: https://www.nature.com/articles/s41591-021-01381-y
  4. A Global Strategy to Manage the Long-Term Risks of COVID-19. International Monetary Fund; 2022 Apr [cited 2023 Aug 23]. Available from: https://www.imf.org/en/Publications/WP/Issues/2022/04/04/A-Global-Strategy-to-Manage-the-Long-Term-Risks-of-COVID-19-516079
  5. Friedman EA, Finch A, Gostin LO. Pandemic Treaty: The Conceptual Zero Draft [Internet]. Georgetown Law; 2022 [cited 2023 Aug 16]. Available from: https://oneill.law.georgetown.edu/pandemic-treaty-the-conceptual-zero-draft/
  6. Hoffman S, Baral P, Rogers Van Katwyk S, Sritharan L, Hughsam M, Randhawa H, et al. International treaties have mostly failed to produce their intended effects. Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) [Internet]. 2022 Aug 1 [cited 2023 Aug 16];119(32). Available from: https://www.pnas.org/doi/10.1073/pnas.2122854119
  7. Faviero GF, Stocking BM, Hoffman SJ, Liu A, Bausch DG, Galea S, et al. An effective pandemic treaty requires accountability. The Lancet Public Health [Internet]. 2022 Jul 26 [cited 2023 Aug 23];7(9). Available from: https://www.thelancet.com/journals/lanpub/article/PIIS2468- 2667(22)00192-X/fulltext
  8. Duff JH, Liu A, Saavedra J, Batycki JN, Morancy K, Stocking B, et al. A Global Public Health Convention for the 21st Century. The Lancet Public Health [Internet]. 2021 May 5 [cited 2023 Aug 23];6(6) p. e428. Available from: https://www.thelancet.com/journals/lanpub/article/PIIS2468-2667(21)00070-0/fulltext
  9. Gostin LO, Monahan JT, Kaldor K, DeBartolo M, Friedman EA, Gottschalk K, et al. The legal determinants of health: harnessing the power of law for global health and sustainable development [Internet]. 2019 May 4 [cited 2023 Aug 23];393 p. 1879. Available from: https://www.thelancet.com/pdfs/journals/lancet/PIIS0140-6736(19)30233-8.pdf
  10. Aavitsland P, Aguilera X, Al-Abri SS, Amani V, Aramburu CC, Attia TA, et al. Functioning of the international health regulations during the COVID-19 pandemic. The Lancet [Internet]. 2021 Sept 24 [cited 2023 Aug 23];398(10308): p. 1284. Available from: https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(21)01911-5/fulltext
  11. Bureau’s text of the WHO convention, agreement or other international instrument on pandemic prevention, preparedness and response (WHO CA+) [Internet]. 2023 [cited 2023 Aug 23] p. 13, 34-36. Available from: https://apps.who.int/gb/inb/pdf_files/inb5/A_INB5_6-en.pdf
  12. Takagi S. IEO Background Paper. Independent Evaluation Office of the International Monetary Fund; 2018 Dec [cited 2023 Aug 28]. Available from: https://ieo.imf.org/-/media/IEO/Files/evaluations/completed/01-15-2019-financial-surveillance/fis-bp-18-02-01-imf-bilateral-financial- surveillance.ashx
  13. Habibi R, Burci GL, de Campos TC, Chirwa D, Cinà M, Dagron S, et al. Do not violate the international health regulations during the COVID- 19 Outbreak. The Lancet [Internet]. 2020 Feb 13 [cited 2023 Aug 23];395(10225):664–6. Available from: https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(20)30373-1/fulltext
  14. Strengthening Public-Private Cooperation with Civil Society [Internet]. 2023 [cited 2023 Aug 16]. Available from: https://www3.weforum.org/docs/WEF_Strengthening_Public_Private_Cooperation_with_Civil_Society_2022.pdf
  15. Centering communities in pandemic preparedness and response: Background paper 10 [Internet]. 2021 [cited 2023 Aug 16]. Available from: https://theindependentpanel.org/wp-content/uploads/2021/05/Background-paper-10-community-involvement.pdf
  16. Byanyima W, Lauterbach K, Kavanagh MM. Community pandemic response: The importance of action led by communities and the Public Sector. The Lancet [Internet]. 2023 Dec 14 [cited 2023 Aug 16];401(10373):253–5. Available from: https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(22)02575-2/fulltext
  17. Storeng KT, de Bengy Puyvallée A, Stein F. COVAX and the rise of the ‘Super Public Private Partnership’ for Global Health. Global Public Health [Internet]. 2021 Oct 22 [cited 2023 Aug 16];1–17. Available from: https://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/17441692.2021.1987502
  18. Ashraf A, Muhammad A, Fazal Z, Zeeshan N, Shafiq Y. The role of civil society organizations in fostering equitable vaccine delivery through COVAX. Eastern Mediterranean Health Journal [Internet]. 2023 [cited 2023 Aug 16];29(4):232–5. Available from: https://apps.who.int/iris/handle/10665/368514
  19. COVID-19: Response Mechanism [Internet]. [cited 2023 Aug 16]. Available from: https://www.theglobalfund.org/en/covid-19/response- mechanism/
  20. Bureau’s text of the WHO convention, agreement or other international instrument on pandemic prevention, preparedness and response (WHO CA+) [Internet]. 2023 [cited 2023 Aug 23] p. 25, 29. Available from: https://apps.who.int/gb/inb/pdf_files/inb5/A_INB5_6-en.pdf
  21. Friedman EA, Finch A, Gostin LO. Pandemic Treaty: The Conceptual Zero Draft [Internet]. Georgetown Law; 2022 [cited 2023 Jul 26]. Available from: https://oneill.law.georgetown.edu/pandemic-treaty-the-conceptual-zero-draft/
  22. A Global Deal for Our Pandemic Age: Report of the G20 High Level Independent Panel [Internet]. 2021 [cited 2023 Jul 26] p. 4. Available from: https://pandemic-financing.org/wp-content/uploads/2021/07/G20-HLIP-Report.pdf
  23. G20 Indonesia 2022: Analysis of Pandemic Preparedness and Response (PPR) architecture, financing needs, gaps and mechanisms [Internet]. The World Health Organization & The World Bank; 2022 [cited 2023 Jul 26]. Available from: https://thedocs.worldbank.org/en/doc/5760109c4db174ff90a8dfa7d025644a-0290032022/original/G20-Gaps-in-PPR-Financing-Mechanisms- WHO-and-WB-pdf.pdf
  24. Craven M, Sabow A, Van der Veken L, Wilson M [Internet]. McKinsey & Company; 2021 [cited 2023 Jul 26]. Available from: https://www.mckinsey.com/industries/public-sector/our-insights/not-the-last-pandemic-investing-now-to-reimagine-public-health-systems
  25. Eaneff S, Graeden E, McClelland A, Katz R. Investing in global health security: Estimating cost requirements for country-level capacity building. PLOS Global Public Health [Internet]. 2022 Dec 5 [cited 2023 Jul 26];2(12). Available from: https://journals.plos.org/globalpublichealth/article?id=10.1371/journal.pgph.0000880